Todo lo que necesitas saber para la puesta a punto de tu piscina

En unas semanas llega verano y, con él, la esperada temporada de baño, a no ser que tengas una piscina climatizada y te hayas bañado todo el año. Si este no es tu caso, lo más probable es que tu piscina necesite una puesta a punto y precise algunos retoques para que el agua vuelva a estar impoluta. Sobretodo, si no hiciste el proceso de hibernación. Sigue leyendo

¿Cómo proteger tu piscina cuando llega el frío?

TIPOS DE PROTECTORES PARA TU PISCINA

Al igual que preparamos la piscina para el verano, cuando termina la temporada hay que hacerlo de cara a los meses de frío en los que no vamos a usarla (a no ser que la tuya sea climatizada). Las lluvias, las heladas, el granizo o las impurezas arrastradas por el viento pueden causar daños en el vaso y en otros componentes. Esto es evitable si la invernamos con unos sencillos pasos para proteger tu piscina.

Sigue leyendo

Cómo ajustar la alcalinidad de la piscina

Tener piscina significa conocer una serie de parámetros que hay que tener en cuenta para mantener el agua en perfectas condiciones, también en verano. Hemos hablado del control del pH, del uso de producto químico, de la desinfección… pero uno de los factores en los que muchas veces no se presta suficiente atención en el mantenimiento de nuestra piscina es el control de la alcalinidad. Sigue leyendo

Cómo proteger la piscina del calor en verano

Tanto los amantes del calor como quienes lo detestan estarán de acuerdo con que un verano sin temperaturas altas no es verano. El que estamos viviendo se espera que será más cálido de lo habitual, según prevé el Centro Europeo de Predicción a Plazo Medio (ECMWF), pero teniendo piscina no hay nada que temer: ¡un chapuzón y como nuevos!

Sigue leyendo

Productos estrella para preparar tu piscina para la época de baño

Después del largo invierno, seguramente, tu piscina ha estado a la intemperie o con una lona, algo descuidada, ¿no es así? Pero los primeros rayos de Sol ya han llegado y con ellos las ganas de dejar listo tu jardín y, por supuesto, ¡tu piscina! Sigue leyendo

¿Qué hacer con tu piscina cuando llueve mucho?

Estamos viviendo un año lluvioso y hemos sufrido varios temporales con fuertes chubascos. Además, en la estación actual, el problema se agrava. Seguro que has notado que tu piscina sufre las consecuencias y te preguntas qué debes hacer para evitar posibles daños en caso de futuros aguaceros.

piscina y lluvia

Problemas causados por las lluvias

Son muchos los problemas que las lluvias pueden causar en las piscinas al aire libre. Te contamos los más comunes, con los que seguro te habrás topado alguna que otra vez.

Dependiendo del entorno y el tipo de suelo que tengamos, el agua puede desplazar residuos hacia el interior de la piscina. Es común que se genere barro en el jardín y este sea arrastrado ensuciando el agua.

Si esto ocurre, necesitaremos hacer una limpieza a fondo y uno de los elementos que se encargan de esta tarea son los skimmers que también pueden verse dañados. Si las precipitaciones son abundantes, el nivel del agua puede aumentar hasta superar el de los skimmers y les impedirá recoger la suciedad de la superficie, donde se acumula la gran mayoría de esta.

Con los aguaceros, el nivel de pH de las piscinas suele sufrir un aumento, causando un desajuste. La desinfección depende de un ajuste de niveles concretos, por lo tanto el agua se volvería verde por falta de desinfección.

Por último, la concentración de cloro disminuye ya que, a más agua más se disipa el cloro y más cantidad requiere.

Soluciones fáciles y efectivas

Si los residuos del entorno de tu piscina han caído en su interior, es probable que se depositen en el fondo por su naturaleza arenosa. La solución nos servirá, también, para bajar el nivel del agua, otro de los problemas más comunes. Sólo tienes que pasar el limpiafondos en modo desagüe. ¡Voilà, dos por uno en solución de problemas!

Recuerda que si dispones de un local técnico y este se ha inundado no debes encender ningún sistema de filtración hasta haberlo vaciado. Aunque si el agua ha llegado al motor o al cuadro eléctrico queda totalmente prohibido encenderlo ya que podrías dañarlo aún más. En este caso sería conveniente llamar a un técnico para que lo reacondicione.

Si el nivel de pH se ha desestabilizado, debes volver a graduarlo. Recuerda que los niveles apropiados se encuentran entre 7,2 y 7,6. Para bajarlo, que seguramente será lo que debas hacer, existen productos en el mercado, se llaman minoradores del pH. Basta con añadir este producto dosificándolo para que no afecte a la alcalinidad al añadir demasiado.

Si no dispones de un dosificador de pH, puedes controlar la cantidad correcta manualmente. Añadiendo el producto despacio y en pequeñas dosis, comprobando el nivel (tanto de pH como de alcalinidad que debe estar entre 80 y 120 ppm) en cada pequeña dosis progresivamente.

Ya casi vuelves a tener tu piscina en perfectas condiciones, sólo te queda comprobar la concentración de cloro, como te hemos contado, es muy probable que haya disminuido. Debes hacer la comprobación después de haber devuelto su nivel de agua apropiado a la piscina, a partir de ahí añade más cloro si es necesario.

Si te surge cualquier duda no dudes en consultarlo con nuestros personal de tienda especializado que te aconsejaran sobre los productos e instrumentos apropiados, así como de las técnicas y trucos más efectivos. Encuentra tu tienda Reindesa más cercana.

 

 

 

 

Invierno: 2 pasos para mantener tu piscina en perfecto estado.

En la época estival todos tenemos nuestra piscina a punto, el agua reluciente y los sistemas de limpieza en perfecto estado. Al no tener que usarla hasta el próximo año, es común que descuidemos su cuidado en invierno y lo paguemos en el inicio de la siguiente temporada de baño. Agua verde, con organismos, suciedad en el vaso y accesorios rotos, así nos encontramos la piscina si no tomamos medidas durante las estaciones frías.

Es importante realizar un mantenimiento de hibernación. Además te lo ponemos fácil: en sólo 2 pasos.

Coberto anclajes para proteger las piscinas en invierno

  1. Cuidado de los componentes de la piscina

La bomba, el filtro, los skimmers… Son piezas imprescindibles para el tratamiento del agua de las piscinas. Muchas veces nos olvidamos de ellos, pues no suelen estar a la vista.

Con las bajas temperaturas pueden romperse, sobretodo si quedan restos de agua y estas se congela. Para evitarlo, debemos retirar los restos de agua de los mecanismos.

  1. Productos químicos especiales para el invierno

Debemos mantener un equilibrio químico en el agua también en invierno, de lo contrario aparecerán microorganismos, hongos y algas, que camparán a sus anchas y resultarán más difíciles de retirar al llegar la época de baño.

Existen productos químicos específicos para las estaciones frías que nos facilitan la tarea. Podemos usar estos tratamientos como preparación o como mantenimiento.

El primer paso es usar los productos de hibernación para preparar el agua ante el período de bajas temperaturas. Para empezar, asegúrate de que el pH del agua se encuentra entre 7,2 y 7,6. Una vez controlado en nivel de pH, añade 1,5 kg de cloro de choque por cada 50 metros cúbicos de agua, enciende la depuradora durante un día y agregar 2 litros de hibernador por cada 50 metros cúbicos de agua.

Para su mantenimiento durante toda la época invernal, sólo debes volver a añadir 2 litros de hibernador por cada 50 metros cúbicos de agua una vez cada 2 o 3 meses. ¡Y ya lo tienes!

Por supuesto, siempre recomendamos la instalación de una cubierta, existen diferentes tipos y resultan muy cómodas, manteniendo el agua de tu piscina limpia. No dudes en consultarnos sobre esto y todo lo que te surja acerca de tu piscina.

 

¿Cómo evitar la aparición de moho y el desgaste de la cubierta en piscinas climatizadas?

Las piscinas climatizadas requieren un mantenimiento especial y diferente al de las piscinas exteriores y es que se producen vapores que pueden afectar al ambiente y por consiguiente a los materiales que se encuentran cerca. También es común que las características del ambiente que se generan favorezcan la aparición de moho.

Lo primero que debemos hacer cuando tenemos una piscina climatizada es controlar la humedad que se genera, ya que además puede ser perjudicial para la salud. Esto se consigue con la instalación de deshumidificadores y con un buen sistema de ventilación.

photo-1529290130-4ca3753253ae

Si instalamos ventanas en las paredes será más fácil mantener el aire en condiciones saludables, pero sabemos que para muchos de vosotros esto no es posible. En ese caso será imprescindible hacerse con un deshumidificador. Existen diferentes tipos para cubrir distintas necesidades y van desde los sistemas integrados o consola hasta los canalizados.

Una vez realizada la instalación conseguiremos controlar las condiciones termohigrométricas y por lo tanto aportaremos confort a los bañistas, evitaremos la condensación del vapor y limitaremos la evaporación del agua de la piscina.

Ahora ya sabes la importancia de evitar niveles altos de humedad para mantener el ambiente, el espacio y el bienestar de los bañistas en tu piscina climatizada.

 

Prepara tu piscina para la temporada

El invierno es muy largo pero ya tenemos aquí el ansiado verano: calor, cenas al aire libre, helados, algún que otro mosquito y ¡piscinas! Si eres de los afortunados que tienen una en casa ya es hora de tenerla lista para que puedas disfrutarla al máximo.

Durante la temporada de otoño-invierno es habitual que se descuide el agua de la piscina o que se vacíe para llenarla con la llegada del buen tiempo. En Reindesa te damos consejos de invernación para mantener el agua hasta la llegada del calor, pero si este año te ha pillado el toro, no te preocupes porque te explicamos cómo tener a punto tu piscina en muy poco tiempo.

shutterstock_140089714 (1)

Probablemente tu agua se encuentre verde, llena de microorganismos y con un aspecto nada apetecible: esto se debe a la falta de desinfección. Este problema crea suciedad no solo en el agua, también en el vaso de la piscina. Por lo tanto necesitamos desinfectar y limpiar.

Lo fácil, aunque costoso para el bolsillo, sería vaciar el agua de la piscina y limpiar bien el vaso para llenarla posteriormente. Pero te aconsejamos mantener el agua, ya que supone un gran bien para el medio ambiente y un ahorro económico importante.

Si decidiste conservar el agua hasta el verano, te explicamos cómo volver a hacerla apetecible:

pH: para hacer el agua apta para el baño, lo primero que debemos hacer es ajustar el pH. Esto es importante para mantener la piel y los ojos sanos y el agua limpia y cristalina.

Recuerda que el nivel de pH debe estar entre 7,2 y 7,6. Si los valores se encuentran por encima seguramente sufrirás irritaciones cutáneas, el efecto de los demás productos de desinfección será inferior y el agua se enturbiará generando residuo sólido. Si por el contrario el pH es menor de 7,2 el vaso de tu piscina sufrirá corrosión y un deterioro notable.

Desinfección: para eliminar los microorganismos que han estado infectando el agua de nuestra piscina a sus anchas durante la temporada hivernal, lo más común es usar producto químico o cloro. Existen otros sistemas de desinfección como la luz ultravioleta o el ozono , pero este es el más común.

El residual cloro libre debe mantenerse entre 0,5 y 1,0 ppm para una desinfección óptima. Manteniendo estos niveles evitarás la aparición de algas y microorganismos.

Seguramente, después del invierno, el problema de las algas será importante, por lo que aconsejamos aplicar un tratamiento de choque de dicloro, CLOR CHOCK REIN para recuperar el agua después de la invasión. Una vez aplicado el producto recomendamos hacer un filtrado del agua durante 24 – 48 horas.

Control de las algas: para asegurarte de que el problema de las algas se mantiene a raya, aplica un alguicida ALGI-REIN regularmente como rutina de mantenimiento en tu piscina. Cuanto más calor y más luz solar reciba nuestra piscina, más riesgo de aparición de algas tendremos, y por consiguiente, más posibilidad de albergar bacterias. En REINDESA disponemos de muchos tipos de antialgas específicos para cualquier tipo de alga (verde, negra, etc).

Floculante: el agua turbia contiene diminutas partículas que un filtro no puede eliminar. Para que las pueda capturar debemos aumentar su tamaño. Este es el trabajo de los floculantes: reunir las diminutas partículas para formar partes más grandes que sí pueden ser filtradas. En REINDESA disponemos de diferentes tipos y formatos de Floculante, en nuestras tiendas te aconsejaremos cual es  el adecuado para cada situación.

Hazte con un floculante y posteriormente prepárate para filtrar la suciedad o limpiarla manualmente.

Comprobar el estado del filtro: debemos comprobar si es necesario cambiar la carga filtrante antes de realizar el reacondicionamiento ya que si el filtro no funciona como debe, el efecto del tratamiento químico aplicado previamente no será eficaz.

Una vez comprobado su estado, deberemos limpiar el filtro y desinfectar la arena. La cal que se acumula en el sistema de filtración puede dañarlo, por lo que también deberemos retirarla periódicamente.

Y siguiendo los pasos de este proceso, el agua volverá a brillar, aunque parezca imposible.

Como sabemos que quizás no tienes tiempo ni ganas de realizar todo este proceso y que tienes prisa por volver a disfrutar de tu piscina, te damos la opción de dejarlo en nuestras manos. En SÓLO 4 VISITAS recuperaremos tu agua. Recuperamos el agua para que lo único que tengas que hacer sea relajarte y disfrutar cuanto antes de tu piscina lista.

Reparacio_An_de_aguas_VISITAS.0

Infórmate, llamándonos al 902 906 775 o escríbenos a reindesa@reindesa.com y te daremos un asesoramiento personalizado para tu caso.